¿Hacia que club vamos?

publicado en: Polideportivo | 0

de6f602e-ed5b-44e2-a415-b8dfb34b29f0

Vemos con suma preocupación el cierre de varias disciplinas deportivas. El poco diálogo que hay con el oficialismo nos deja sin explicación oficial y nos lleva a pensar que, de a poco, se está abandonando la idea de ser el club social e inclusivo que Argentinos Juniors siempre fue.

Nos resulta difícil entender porqué en nuestro querido club, en menos de 2 años, cerraron varias disciplinas y se perdieron varias categorías en diferentes deportes. No nos conformamos con respuestas del tipo: “son deficitarias”, o con cuestionamientos sobre el trabajo de los profesores que han soportado varios meses sin percibir sus salarios.

Estamos en desacuerdo con las medidas que se vienen tomando en “Las Malvinas”. Creemos que el polideportivo es viable, y para demostrarlo le propusimos a la actual conducción hacernos cargo de las tareas que se circunscriben a este espacio a través de nuestros miembros en la Comisión Directiva y, obviamente, bajo la supervisión de los principales referentes de la conducción oficialista del club. Y si bien en un primer momento hubo un visto bueno, dos semanas después, y sin ninguna explicación, dicha conducción decidió que las puertas del club se cerraban a nuestra colaboración.

Sabemos, y estamos de acuerdo, que el fútbol profesional es la actividad principal del club, eso es algo obvio; esta actividad moviliza los humores de la Institución y es fundamental en su andar. Somos reconocidos internacionalmente por ser El Semillero del Mundo, debido a todos los jugadores magníficos que surgieron de nuestra cantera. Pero con el fútbol sólo no vamos a crecer como Institución, y mucho menos en socios.

Las instituciones “modelo”, como pueden ser Vélez y Lanús, por ejemplo, brindan un valor agregado y un crecimiento sostenido como Institución, en el que se destaca su valor social; la cantidad de disciplinas que se practican, la cantidad de socios que tienen, su infraestructura, etc. El crecimiento social en estos clubes fue, y es, extraordinario. Asimismo, estas decisiones hicieron que los hinchas de su equipo de fútbol se multipliquen a través de las decenas de actividades deportivas que realizan.

Nosotros veníamos trabajando en esa dirección, luego de la exitosa campaña de socios “Soy Hincha, Soy Socio” que impulsamos años atrás, era necesaria una proyección en Malvinas para poder crecer en masa societaria y, de esa manera, también en hinchas.

Repudiamos el cierre de actividades. Un club no es una empresa, debe cumplir un fin social.

Todos estuvimos de acuerdo y nos opusimos a la figura de las Sociedades Anónimas Deportivas (SAD), no dejemos la puerta entornada, tenemos que cerrarla y no dejarlos entrar. Los clubes deben seguir siendo clubes sociales.

Propugnamos la buena administración y proyectamos la profesionalización en la gestión; esto fue uno de los ejes de nuestra propuesta para el club en 2015. Entendemos que antes de cerrar una actividad se deben llevar a cabo esfuerzos para que las mismas crezcan, se desarrollen y funcionen. No es ésto lo que está pasando, y lamentamos la importante merma de socios que estas decisiones están generando.