¡Cabral, soldado heroico!

publicado en: Fútbol | 0

Argentinos Juniors logró una sufrida victoria en condición de local y, de esta forma, se re ubicó en el primer tercio de la tabla. Cabral y Rinaldi firmaron para el Bichito, mientras que, sobre el final, el mundialista Maxi Rodríguez descontó para el visitante, brindándole cierto dramatismo al encuentro. Dramatismo que, afortunadamente, no devino en empate. El Bicho ganó y recupera la senda triunfal en La Paternal.

El inicio del cotejo fue, cuanto menos, desconcertante. La lesión tempranera de Miguel Torren obligaba a Gorosito a modificar su sistema táctico, ya que con el ingreso de Almandoz se evidenciaba una línea de 4 en el fondo. Bajo este contexto es que Argentinos plasmaba buenas intenciones, pero era Newells quién se hacía acreedor de la situación más clara, tras un centro de Casco que Rodríguez desvió por encima del Arco de Luis Ojeda. Tras esta situación, fue el Bicho quién tomó el dominio claro de las acciones, de la mano de la gran figura de la tarde, Luciano Cabral. De hecho, fue el ex CAI quién abrió el marcador, tras un centro de Federico Gallego que, con pifia de Lenis, el 10 supo corregir para vencer a Ustari. Luego de este hecho, el panorama presentado se potenció a favor del Bicho; y aquí fue cuando se vio su mejor versión.

Las líneas del Argentinos Juniors respondían en su totalidad. De no ser por el excelso Cabral, Joaquín Laso, nuevamente, habría resultado como figura del partido. Ledesma demostró, una vez más, que su compromiso con el club va más allá de cualquier situación externa que le pueda afectar y, por su parte, Rodríguez junto al ingresado Rinaldi, mostraron cierta evolución con respecto a los encuentros anteriores. Bajo estos argumentos es que el Bicho logró consolidar su mejor actuación en el campeonato, aunque el nivel plasmado no lo explicaba en el resultado. Hasta que, un centro desviado de Garré fue conectado por Rinaldi, el Rubio se posicionó, se perfiló y la mando a guardar al arco de Oscar Ustari. Fue corriendo, y festejó con la nona. Un abrazo que representaba la alegría de un Diego Armando Maradona festivo por hilvanar, por primera vez, dos triunfos consecutivos. El descuento de Rodríguez, afortunadamente, no convirtió en trágica la superlativa tarde. Y eso si que es un buen síntoma para Argentinos, ya en el recta final, previa al receso.